A propósito del Día Internacional contra la Violencia de Género, que se conmemora el 25 de noviembre, Vicky Form presentó “Prendas rasgadas, vidas rasgadas”, una campaña, cuyo objetivo es crear conciencia en torno a la violencia de género.

De la mano de Casa Gaviota, la marca de lencería busca reducir el número de casos de violencia de género en el país, pero también apoyar a las mujeres que necesitan ayuda.

Para ello, Vicky Form decidió rasgar sus prendas y ofrecerlas en su último catálogo, a fin de que las féminas en busca de ayuda, las soliciten como una llamada de auxilio. Inmediatamente después recibirán asesoría y terapia psicológica por parte de la organización.

“Porque la violencia no tiene nada de sexy decidimos unir fuerzas con Casa Gaviota y evidenciar que cada cuatro minutos una mujer es violada en nuestro país. En el video de la campaña se muestra a una chica bailando; visualmente se muestra a una mujer en lencería con algunos golpes y con las prendas rotas: está sufriendo”, expresa José Zaga, director general de Vicky Form.

De acuerdo con cifras de la ONU, el 19 por ciento de las mujeres de entre 15 y 49 años de edad han experimentado violencia física o sexual por parte de su pareja. Sólo durante 2012, cerca del 50 por ciento de los homicidios intencionales contra mujeres a nivel mundial fueron ocasionados por su pareja o un familiar, en comparación con el 6 por ciento de los hombres.

La campaña “Prendas rasgadas, vidas rasgadas” vivirá principalmente en los medios digitales, pero también contará con su debida comunicación en los puntos de venta, y por supuesto en el último catálogo de la marca.