Sabías que… México tiene uno de los laboratorios menos comunes en el mundo

0

Hoy en día la tecnología nos exige niveles de especialización cada vez mayores. Es por ello que queremos platicarte de un laboratorio que se dedica a realizar la validación de todo tipo de tarjetas, ya sean bancarias, de identificación o para el pago de transporte. Se trata del Laboratorio de Calidad G+D México, el único en su tipo en nuestro país y en América Latina.

Con éste, se complementa la gama de productos y servicios que ofrece la empresa alemana Giesecke+Devrient, la cual cuenta con 60 años de operaciones en México, posicionándose como el principal fabricante de tarjetas bancarias, con una producción de 60 millones al año.

Estas tarjetas se exportan a países como Estados Unidos, Egipto, Dubai, Emiratos Árabes, Venezuela, Ecuador, Argentina y Centroamérica. Adicionalmente fabrica un promedio de 6 millones de tarjetas SIM, elemento que se utiliza para la comunicación móvil o como complemento para las tarjetas bancarias (aplicado desde finales de la década de los ochentas e inventado por esta compañía).

Gracias a su experiencia en esta industria, en la que incluye tecnología para proveeer diversos elementos de seguridad, G+D México anualmente fabrica entre 24 y 36 millones de tarjetas de identificación, de hecho es la responsable de la actual emisión del INE.

Su Laboratorio de Calidad G+D México es el primero en su tipo en ser reconocido por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), lo cual le permite contar con una validación a nivel internacional gracias al denominado “acuerdo de mutuo reconocimiento”, con el que la EMA y otras organizaciones establecen convenios.

A través de él, G+D México ofrece el servicio como laboratorio de ensayos dimensionales para verificar el cumplimiento de estándares internacionales de acuerdo a 5 categorías acreditadas por la EMA, que consisten en: Evaluar la capacidad de una tarjeta para resistir la separación de las capas (resistencia al pelado), pues una tarjeta se confirma por 4 capas que deben mantenerse unidas a pesar de su desgaste.

Validar su capacidad de pandeo o deformación, ya que éstas deben mantener su firmeza durante el uso y no quebrarse aunque sean guardadas en el pantalón del usuario o cualquier otro lugar que pueda deteriorarlas. Los siguientes tres aspectos hacen referencia al grosor, largo y ancho de la tarjeta, ya que hay un estándar para estas dimensiones, a fin de que puedan ser usadas en cualquier cajero automático a nivel mundial.

El personal que opera en este laboratorio es altamente calificado, que incluso en nuestro país sólo 5 personas han sido acreditados por la EMA para ser los encargados de él y brindar este servicio a otras filiales de la compañía u otras empresas también dedicadas a la fabricación de tarjetas en México y el mundo.