Inicio Mercadotecnia Foxconn abrirá una planta en EU: ¿triunfo de Trump?

Foxconn abrirá una planta en EU: ¿triunfo de Trump?

Foxconn abrirá una planta en EU

Foxconn abrirá una planta en EU, de acuerdo con declaraciones realizadas por directivos de la marca el día de ayer durante una conferencia celebrada en la Casa Blanca.

Foxconn, una de las empresas más importantes para la industria de la tecnología al ser un socio estratégico de grandes marcas como Apple o Samsung, dará un gran salto en su estrategia operativa al abrir una planta ensambladora en los Estados Unidos.

Foxconn aseguró que tiene planes para abrir una planta en Wisconsin, Estados Unidos, mediante la cual otorgaría oportunidades laborales para alrededor de 3 mil personas, de acuerdo con información publicada por The New York Times.

Esta nueva planta representa una inversión de 10 mil millones de dólares, y al parecer, Donald Trump habría negociado directamente con Foxconn para poder hacer esto posible.

También te puede interesar: En el décimo aniversario del iPhone: ¿cómo resolverá Apple esta cuestión de branding?

La planta en cuestión se dedicaría en principio a la manufactura de paneles para pantallas de televisores y otros electrónicos.

El caso es relevante no sólo por el hecho de que el mayor socio comercial para manufactura de todo el mundo llevará una de sus plantas a territorio estadounidense, principal mercado para la mayoría de las marcas del sector, sino porque Foxconn lleva ya un largo recorrido en el proceso para cambiar la mano de obra humana por plantas automatizadas.

Es un hecho que la mayor parte de los procesos de manufactura relacionados con tecnología están en camino a ser llevados a cabo en plantas operadas únicamente por máquinas, por lo que el futuro de los más de medio millón de empleados de Foxconn es incierto.

Asimismo, el hecho de que Foxconn abrirá una planta en EU puede representar un arma de doble filo para las empresas de tecnología, ya que los costos reducidos de manufactura en Asia se sustentan en la mano de obra barata, lo cual se complica en Estados Unidos, donde los trabajadores tienden a tener mejores condiciones laborales, y por ello se pueden disparar los costos de producción.