En los últimos meses, se ha satanizado mucho a los plásticos, sobre todo a las botellas y garrafones de agua. Una teoría es que el agua embotellada que consumimos es peligrosa por el plástico que la contiene, y a pesar de estar purificada no hidrata, ya que no cuenta con los minerales esenciales, siendo su pH muy ácido.

Otra es que, en efecto hay un mal consumo de los plásticos en México, sin embargo el problema está en el mal uso que el ser humano le da a estos materiales, que también han beneficiado a la población.

En este escenario entre el bien y el mal, hay empresas como SodaStream o Vesibox que están desarrollando productos alternativos para la gente.

La segunda, es una empresa mexicana que creó un sistema multipropósitos de purificación y restructuración molecular del agua, desinfección de alimentos, aire y superficies; utiliza tecnología Suiza, Alemana y USA, el cual se basa en el ozono (considerada la mejor herramienta de la naturaleza para la salud).

Al momento, Vesibox ya está en más de 8 mil hogares, empresas y cadenas de restaurantes del país, de los cuales destacan: BanBajio, GoMart, Cambalache, Subway, Hospital Ángeles, entre otros. Y su objetivo es consolidarse en el mercado, a propósito de los aparentes males que ocasionan los plásticos.

Su intensión inmediata es eliminar 7 millones de botellas de plástico y garrafones de agua, a través de la renta y venta de sistemas de alta tecnología, enfocados en entregar agua purificada alcalina de calidad premium, así como desinfección de alimentos, aire y superficies.

Por ahora, Vesibox ha instalado más de 8 mil sistemas en el país lo que, según sus cifras, equivale a la eliminación de alrededor de 50 millones de botellas y garrafones de plástico. Ya veremos si esta compañía logra su cometido en lo que resta del año.