Cómo comprar un auto sin afectar tus finanzas

1

Tener un auto tiene múltiples beneficios, aunque no siempre es conveniente por los costos que implica mantener movilidad gracias al auto en esta ciudad. Para tener cero broncas al adquirir un carro es necesario destinar como máximo el 10 % de tus ingresos o elegir comprar un auto usado.

Lo necesario es hacer un análisis de qué tipo de vehículo puedes costear y así, planear de manera adecuada tu presupuesto. Loreanne García, directora de estrategia y co-fundadora de KAVAK, la startup mexicana que está renovando el mercado de compra y venta de autos usados en México, asegura que “como compradores tenemos muchas herramientas que nos permiten realizar una compra más informada y menos riesgosa para nuestras finanzas”.

Auto nuevo o usado, ¿cuáles son los pros y los contras? Para adquirir un auto es necesario conocer tu situación y prioridades, Loreanne lo explica así: “Si lo vemos desde un punto de vista financiero, cuando un auto nuevo sale de la agencia va a perder entre 15 y 30% del valor aproximadamente. Si perder esa cantidad se compensa con otros ingresos o por tu deseo de tener un coche del año, puede que funcione para ti; pero si estás buscando el modo de cuidar tu dinero, lo mejor es optar por un auto usado”.

La recomendación que nos hace Loreanne es adquirir un automóvil de uno o dos años anteriores, verificando siempre que la persona que lo vende lo tenga en óptimas condiciones.

La gente de Kavak ha estimado queen México se comercializan más de cinco millones de autos usados al año, por lo que debes asegurarte que tu inversión está bien cuidada acercándote a los profesionales que respaldarán el estado físico, eléctrico, mecánico del auto.

El presupuesto que destines a la compra del auto debes gastarlo de manera razonada porque en la mayoría de las decisiones de compra que realizamos, nuestra parte emocional es la que toma la decisión, así que es necesario analizar cuál es la necesidad básica que queremos cubrir: salir a carretera, llevar a los niños a la escuela o ir al trabajo.

Entrando en materia de compra, lo óptimo es destinar un máximo de hasta el 10%, hay quienes recomiendan que destines hasta un 20% pero debes tomar en cuenta que ese número aumentará los costos del seguro, mantenimiento, placas, impuestos, etcétera, hasta un 27% siempre teniendo en mente que adquirir un auto implica solvencia para costear todo lo anterior.

Una vez invertido tu dinero en el auto, los expertos recomiendan encontrar alternativas para balancear tus finanzas como buscar ingresos extra para compensar los egresos.